El fin de un sueño

El primer tanto sevillista pudo llegar a la hora de partido, cuando una acción a balón parado fue rematada de cabeza por Correa, que envió el remate al travesaño. La suerte reparte y quita, y hoy no quiso alinearse del lado nervionense. Correa no pudo ser Palop. Banega lo intentó poco después desde lejos, pero su disparo se fue desviado. El argentino tampoco fue Denis Suárez ante el Zénit. La desesperación en ataque se vestía en defensa de congoja cada vez que Robben agarraba el esférico. El holandés abusaba de una jugada que ya es marca registrada, con unas galopadas hacia dentro que desajustaban toda la zaga sevillista. Por suerte, Robben tampoco fue Robben, y ninguno de sus disparos fue a la escuadra.
Sandro quiso revolucionar un partido que ya estaba muerto, con el Sevilla exhausto y consciente de la imposibilidad que entrañaba tal gesta. Para colmo, Correa fue expulsado por un entradón sobre Javi Martínez. El nivel del Bayern, unido al lamentable encuentro de los de Montella al Celta, invitaba a situarse en un catastrofismo absoluto. En una goleada de bulto. Por contra, el Sevilla murió con las botas puestas. Incapaz de salvar la vida, cortó la hemorragia y presentó guerra a su verdugo, mucho más fuerte y con menos problemas en el campeonato doméstico. Los rojiblancos pueden volver a España con la barbilla bien alta, y con la seguridad de que esta competición les dará su reválida. Es cuestión de prueba-error. Como sustitutivo momentáneo la final de Copa, en menos de dos semanas, y las siete jornadas de liga que quedan por disputarse. Entre ellas, un derbi. Aún queda mucho espectáculo por ver.
El Sevilla apostó por buscar el milagro con un planteamiento atrevido y se encomendó a su delantero centro, el francés Wissam Ben Yedder, el hombre que con su doblete en Old Trafford contra el Mánchester United (2-1), había puesto al equipo andaluz en cuartos.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Si en octavos, el Sevilla acudía al campo del United tras empatar en casa (0-0), en cuartos la tarea era más difícil, ya que había caído en la ida en el Sánchez Pizjuán.
El equipo alemán, que conocerá su rival en semifinales en el sorteo programado para el viernes, tomó la iniciativa en los primeros minutos, pero fue cediendo terreno en ocasiones al Sevilla, que necesitaba dos tantos para clasificar, ya que un 1-0 a favor no le bastaba.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.

La impotencia del Sevilla se vio reflejada en la entrada de Correa sobre Javi Martínez en una de las bandas en el minuto 90+3, que le costó una tarjeta roja.
Y al final del dia El Bayern Múnich se clasificó para semifinales de la Champions League pese a empatar en casa con el Sevilla (0-0), gracias a su victoria en la ciudad andaluza en la ida (2-1) y sigue en liza en busca de su sexto título de la competición.

El equipo del veterano técnico Jupp Heynckes, que hizo campeón de Europa por última vez al Bayern Múnich en 2013, pasó más apuros de los previstos ante un Sevilla que creó ocasiones de peligro, como un cabezazo al larguero de Joaquín Correa, quien fue expulsado en el descuento.